Justo enfrente del veril grande es la pared norte de lo que llamamos el Hoyo. Una inmersión indispensable para concocer la riqueza subacuática de la zona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *